jueves, 14 de enero de 2010

Knut Hamsun - Hambre

A Knut Hamsun (Noruega, 1859 - 1952) le dieron el Premio Nobel de Literatura en 1920 ... y en 1943 se lo ofreció a Joseph Goebbels.
Ferviente defensor del nazismo, apoya al gobierno de Vidqun Quisling y llega incluso a visitar a Hitler en Viena al que dedica un emocionado epitafio que empezaba así: “Yo no soy digno para alzar mi voz y hablar de Hitler”

Bien.
Knut Hamsun era un hijo de puta.


Knut Hamsun en 1890 (año de publicación de Hambre)


En Hambre (1890) uno descubre el auténtico valor de esa palabra, (que no debería ser la misma que utilizamos cuando nos dan las 4 de la tarde y todavía no pudimos salir de la oficina para comer un bocadillo rápido), no, este hambre es otra cosa muy diferente, es un hambre 'presencial', colosal, agresivo (ataca, ofende, domina,...).

Es este hambre:


Finalmente me metí el dedo índice en la boca y empecé a chuparlo. Algo comenzó a moverse en mi cerebro, un pensamiento que se iba abriendo camino allí dentro, un invento completamente loco: ¿y si lo mordiera? Y sin pensarlo ni un instante cerré los ojos y apreté los dientes


Y el que lo padece podría remediarlo realmente ... y es eso precisamente lo que más impacta. El protagonista (el que no tenga ni nombre ni edad es una decisión magistral para multiplicar su impacto) es lo que cualquier persona “normal” tildaría de loco, en él se concentra de una forma u otra y en diferentes grados la paranoia, la esquizofrenia, la neurosis obsesiva ... Pero la relación del personaje con su enajenación es muy diferente a la que mantiene con el hambre:


La locura se apodera rabiosa de mi cerebro y yo se lo permito, soy muy consciente de que estoy sometido a influencias sobre las que no tengo ningún control


La influencia de su contemporáneo Freud es evidente.


Sumergido el lector en la piel de un enajenado que se muere de hambre en la gélida Christiania, pierde de vista temporalmente la fuerza brutal de los personajes secundarios que van apareciendo a lo largo de la novela y que, una vez cerrado el libro y recuperadas las confortables y cálidas sensaciones del hogar se le aparecen como tan inquietantes como el propio protagonista: la criada que se burla del pobre, el vecino que escupe sobre el niño que juega en la calle, la chica que se enamora-se asusta-se enamora-escapa, los nietos que vejan al abuelo, la señora que coloca a su padre paralítico a contemplar como folla con un marinero de paso mientras el marido, que mira por la cerradura, se parte de la risa,...

Es entonces cuando nos damos cuenta que Hambre no es la historia de un loco aspirante a escritor que se muere de hambre y frío, es algo mucho más dramático, es la historia de una sociedad: de la sociedad "moderna" de la que formamos orgullosamente parte.


En el ensayo Desde la vida interior del inconsciente, escrito en el mismo año que Hambre, (según explica en el epílogo del libro Kirsti Baggethun) Hamsun escribía:


ya no cabe ninguna duda de que los seres humanos de la época de Shakespeare eran menos complejos y divididos que ahora; la vida moderna ha influido, cambiado y refinado al ser humano.”


Sí, somos más complejos, ¿alguien lo duda? ... me encanta el eufemismo.


Knut Hamsun: brillante y admirable hijo de puta.

Pulp - Common People

7 comentarios:

Cristián Kristian . dijo...

Es nuevo para mí eso de que hamsum haya sido nazi...sorpresa.
PERO "hambre" es genial

LA FORMA SENTADA dijo...

Hola

Felicidades por el blog. No concía a este escritor. Tu entrada admira al escritor y desprecia al hombre. El talento y la amoralidad son dos cosas que pueden convivir sin problemas. Esto me recuerda a un poema que lei en un blog que sigo
http://loslobostenemosflow.blogspot.com/2009/07/mermelada.html

Saludos

Ortega dijo...

Que alivio es saber que en cualquier momento del dia puedo buscar un poquito de agua en tu blog.

Pablo Salinas dijo...

Hijo de puta, así, a la ligera, por ese par de líneas en panegírico a Hitler, qué fácil y, además a estas alturas, qué manido... Hay que saber ponerse en el pellejo del hombre, dentro de su contexto para calibrar de manera más ajustada, menos de burguesito arrellanado en su sillón...

noesmivida@hotmail.com dijo...

les agradezco que 'estén'.

ps: a quien hijo de puta le parezca excesivo que le ponga pro-nazi, da igual.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo en calificar de "Hijo de puta" a Knut Hamsun por aderir a Hitler ya que lo hizo por una convicción, el realmete creyo que hitler era un gran reformador social. Los unicos hijos de puta son los oportunistas... Te pregunto una cosa ¿que pasaria si alguien llamara "hijo de puta" a Pablo Neruda por haber sido comunista??

Centro de Estudios Poeticos ALETHEIA dijo...

Me parece que encabezar un blog con este insulto soez y gratuito de "hijo de puta", dedicado a Knut Hamsun -autor al que supuestamente se le dedica este espacio del blog-, muestra que escasean ideas y argumentos, y que la lengua se mueve bastante mas rapido que el cerebro.

Alejandro Drewes