jueves, 9 de abril de 2009

Frases y fragmentos ... (XLIII)

... de lecturas más o menos recientes.

Lichtenberg Kundera

Muñoz MolinaWittgenstein


"Lo que me concierne sólo a mí, lo medito solo; lo que concierne a mis buenos amigos, se lo digo; lo que puede preocupar sólo a un reducido público, lo escribo, y lo que debe saber el mundo, se imprime. (…) Si fuera posible hablar con el mundo de alguna otra manera que hiciera más realizable la retractación, habría que preferirla a la imprenta."
Aforismos. Georg Cristoph Lichtenberg.

"Llegó al malecón; más abajo, en la playa, vio a unos cuantos hombres que, con la cabeza hacia atrás, soltaban cometas en el aire. Lo hacían con pasión y Jean-Marc recordó su vieja teoría: hay tres tipos de aburrimiento: el aburrimiento pasivo: la chica que baila y bosteza; el aburrimiento activo: los aficionados a las cometas; y el aburrimiento rebelde: la juventud que quema coches y rompe escaparates."
La identidad. Milan Kundera.

"Por mucho que él la dijera que la quiere y la encuentra guapa, su mirada de enamorado no le servía de consuelo. Porque la mirada del amor es la mirada del aislamiento. Jean-Marc pensaba en la amorosa soledad de dos viejos seres que han pasado a ser invisibles para los demás: triste soledad que anuncia la muerte. No, lo que ella necesita no es la mirada del amor, sino un aluvión de miradas indiscriminadas, desconocidas, groseras, concupiscentes, que se detengan fatal e inevitablemente sobre ella sin simpatía, sin ternura ni cortesía. Esas miradas la mantienen en la sociedad de los humanos. La mirada del amor la arrebata de ella."
La identidad. Milan Kundera.

"Ya sé que hay viajeros que antes de partir se fortifican contra la sorpresa y contra lo imprevisto, es decir, contra lo nunca visto. También hay escritores que calculan sus libros tan meticulosamente como un turista sus itinerarios, y amantes que sólo apetecen la rutina y habitan confortablemente el tedio. Pero uno, que ha perdido tantas certezas en los últimos años, ya casi sólo una de ellas conserva, la de que no vale la pena vivir sino lo que no se ha vivido nunca ni decir nada más de lo que nunca se ha dicho."
Córdoba. Antonio Muñoz Molina.

"La teología, dice Borges, es una rama de la literatura fantástica. ¿No es la Historia una rama de la novela, una ficción de sombras nacida de las ruinas y los libros, un rumor de escrituras y de voces del pasado, de indicios dudosos, de mentiras que los siglos han vuelto verdad y de verdades tan inaccesibles como las estatuas ocultas a muchos metros bajo tierra?’'
Córdoba. Antonio Muñoz Molina.

"Con frecuencia, al caminar por las ciudades, he observado que el turista se parece a un adicto a la caza menor. Avanza entre los prodigios como un merodeador fatigado, vigilando algo, alza la cámara como si apuntara un fusil y tras el disparo vuelve a colgársela del hombro con el desinterés y el alivio de quien ha cobrado una pieza no demasiado relevante."
Córdoba. Antonio Muñoz Molina.

"No podemos decir la verdad, si aún no nos hemos conquistado a nosotros mismos. No podemos decirla, pero no porque aún no seamos lo suficientemente inteligentes, la verdad solo puede ser dicha por quien ya se siente como en casa con ella; no por quien aún vive en la falsedad, que no hace más que intentar alcanzarla desde la falsedad."
Observaciones. Ludwig Wittgenstein.

"Por lo que más quieran, ¡no tengan miedo de decir cosas sin sentido! Tan solo no dejen de prestar atención a su sinsentido."
Observaciones. Ludwig Wittgenstein.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Observaciones acerca de lo nunca visto:
ANASTOMOS de J.R.Wilcock
"Es muy raro, por no decir imposible, que los hombres se pongan de acuerdo en cuestiones de belleza, y sin embargo todos están de acuerdo en reconocer que Anastomos es bellísimo. Está todo hecho de espejos, o, para ser precisos, todo recubierto de espejitos, más pequeños en el rostro, más anchos en la espalda y en el pecho. También los ojos son espejos, gruesos espejitos móviles y azules en los cuales nos vemos reflejados sobre un fondo turquesa como en un cielo feliz, como en aguas irresistibles. A la luz del sol, en la playa, es una aparición tan deslumbrante que la gente se queda con la boca abierta, y no se atreve a acercarse, atrapada por una mezcla de fascinación como frente a algo sagrado e intocable; sólo los niños corren tras él. Cuando después entra en el mar, en medio de las olas espumosas, es tal el reverbero recíproco de destellos irisados de los espejos a las gotas y de las gotas a los espejos que es como ver a una divinidad primordial de forma humana surgir del agua y del fuego al mismo tiempo. Y quizá sea una divinidad, porque no está concedido a los hombres ser tan bellos. En sus espejos vemos reflejadas aquellas cosas que verdaderamente, sin hipocresía, amamos; no las cosas humanas, tan abrumadas por la caducidad y por el cambio, sino los árboles y las nubes, los pájaros y las flores, las cascadas y las islas, los astros y las llamas, todo lo que en nuestra mortalidad sentimos como eterno, y que no amaríamos si no lo sintiésemos, oscuramente, intocable. También Anastomos, si es por eso, es intocable: nadie osaría poner los dedos en sus espejos, estos dedos que aun cuando están limpios, siguen estando sucios. Con su piel de espejos, Anastomos es para nosotros la geometría, y por ende la música."

Lluviané dijo...

Noesmivida- Me alegro de este resurgir de palabras. Son deliciosos los fragmentos pero hoy, ya volveré sobre otros, me quedo Ludwig Wittgenstein.

También creo que hay que perder el miedo a decir cosas sin sentido, explorar nuestro mundo interior, aceptarse, nos lleva a eso, a prestar atención, a no replegarnos en palabras que no alcanzan sonido, que enmudecen en nuestro interior.

Ahí creo que comienza la conquista de “nosotros mismos” sentirnos en casa con la verdad, menospreciando lo falso. Podemos entonces llenarnos de realidades y de sueños aunque…

La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: tú puedes aportar una estrofa. Walt Whitman

Noesmivida dijo...

Ese Anastomos(nombre feo, por cierto), me lo imagino triste, infeliz. Con toda su belleza,pero inalcanzable, intocable,... siempre creyendo que probablemente le admiren porque sencillamente la gente se ve reflejada en sus espejos y sea ese reflejo el que consideren bello. ¿Qué habrá detrás de esos espejos realmente?

No es la primera vez que un fragmento de Wilcock (a quien no he leído) me fascina.

Noesmivida dijo...

Lluviané: Quizás atendiendo, entre otras cosas, a nuestros sinsentidos y conquistándonos poco a poco podamos llegar a aportar incluso ¡dos estrofas! ... hoy me siento optimista. :-)

Anónimo dijo...

A mí me gusta el nombre, hasta puedo suponer que los amigos lo llamarán Anást, acentuando en la "á". El problema está en que es un poquitín largo, pero en absoluto feo. No coincido.
Suponerlo solo, aislado, es suponer que es el único de su clase, cosa que Wilcock no nos aclara. Me hace acordar un poco a "El hombre dorado" de P.K.Dick, lo leíste? Salvando las distancias, claro.
Y por otro lado, respondiendo a tu pregunta, pues te digo:
es una linda ración,
con un defecto (con uno o dos). Pero hay que llegar a conocerlo.

Anónimo dijo...

Noesmivida: En lo de "hay que llegar a conocerlo", me falto poner "supongo". Porque no tengo el gusto. Vale la aclaración.
Eso era todo

Lluviané dijo...

Noesmivida-Me encantó eso de que te sientas optimista, así ¡que
vengan las estrofas por aquí¡.

Cuando entré la primera vez a comentar este pots, leí el comentario precedente de "anónimo". Tengo que decir que me gustó y mucho esto que nos ofreció de J.R.Wilcock, tanto qu pensé en subirlo al blog.

Tampoco le he leído , y buceé por la red, pero no encontré nada más. Quizás no busqué bien.

Saludos

Madame X dijo...

De todos los jugosos fragmentos, me quedo con el de Antonio Muñoz referido a la Historia (una de mis pasiones).

Siempre es un placer pasearme por aquí. Reflexión y disfrute... o al revés. :-)