viernes, 2 de octubre de 2009

Frases y fragmentos ... (XLVIII)

... de lecturas más o menos recientes.



"No conozco mejor definición de la palabra arte que ésta: ‘El arte es el hombre agregado a la naturaleza”; la naturaleza, la realidad, la verdad, pero con un significado, con una concepción, con un carácter, que el artista hace resaltar, y a los cuales da expresión, ‘que redime’, que desenreda, libera, ilumina."
Cartas a Theo (junio 1879). Vincent Van Gogh.

"Una mejora en mi vida - ¿no la aspiraba, no tenía necesidad de ella acaso?-. Quisiera mejorarme aún más. Pero precisamente porque lo aspiro tengo miedo de 'remedios peores que el mal’ ".
Cartas a Theo (15 de octubre de 1879). Vincent Van Gogh.

"(…)son estas palabras de Millet (…)Preferiría no decir nada antes que expresarme débilmente."
Cartas a Theo (7 de enero de 1882). Vincent Van Gogh.

"Yo no soy un artista –qué grosero es esto-, incluso pensándolo de sí mismo- ¿será posible no tener paciencia, no aprender de la naturaleza a tenerla, a tener paciencia viendo como aparece silenciosamente el trigo, crecer las cosas?- ¿será posible valorarse como una cosa tan absolutamente muerta, que hasta se llegue a pensar que ni siquiera se puede crecer más? ¿Pensaría alguien, por ventura, en contrariar intencionalmente su desarrollo? Digo esto para hacer ver cuán tonto encuentro hablar de artistas dotados o no dotados.
Pero si se quiere crecer, es preciso hundirse en la tierra
."
Cartas a Theo (septiembre 1883). Vincent Van Gogh

"Si el sujeto es un hormigueo de fragmentos, es también la tensión que lo impulsa a superar y organizar dicho estado; su identidad, como la del hermano Medardo de Hoffmann, consiste en el proceso de su unificación, que jamás concluye pero tampoco se abandona."
El anillo de Clarisse. Claudio Magris.

"El intelecto, como medio de conservación del individuo, desarrolla sus fuerzas principales fingiendo, puesto que éste es el medio merced al cual sobreviven los individuos débiles y poco robustos, como aquellos a quienes les ha sido negado servirse, en la lucha por la existencia, de cuernos, o de la afilada dentadura de un animal de rapiña. En los hombres alcanza su punto culminante este arte de fingir; aquí el engaño, la adulación, la mentira y el fraude, la murmuración, la farsa, el vivir del brillo ajeno, el enmascaramiento, el convencionalismo encubridor, la escenificación ante los demás y ante uno mismo, en una palabra, el revoloteo incesante alrededor de la llama de la vanidad es hasta tal punto regla y ley, que apenas hay nada tan inconcebible como el hecho de que haya podido surgir entre los hombres una inclinación sincera y pura hacia la verdad."
Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Friedrich Nietzsche.