lunes, 31 de octubre de 2005

Bibliocaustos (I)

Libro quemando "Ahí donde queman libros, terminan quemando hombres" Heinrich Heine

Desde que el libro es libro, éste se ha visto expuesto a todo tipo de destrucciones, listas negras y persecuciones. Desde la desaparición de la Biblioteca de Babilonia en el 2000 a.C. hasta Bagdad en 2003 con el incendio de la Biblioteca Nacional y sus archivos, pasando por la Biblioteca de Alejandría, Grecia, Roma, China, la Inquisición, y un largo etcétera, se han producido bibliocaustos (el término lo creó la revista Time a raíz de la destrucción nazi en 1933) de forma más o menos continuada.
Según Fernando Báez autor de la "Historia universal de la destrucción de los libros",
"El 60 por ciento de los desastres bibliográficos han sido intencionales. No eran bárbaros, ignorantes o gente inculta los mayores quemadores de libros, sino intelectuales, que han estado detrás de las grandes dictaduras que queman libros."

El 10 de mayo de 1933 en la Plaza de la Ópera de Berlín, más de 25.000 libros tildados de antialemanes (sic) por los nazis ardían en una inmensa hoguera. Junto a innumerables autores judíos se quemaban obras de Thomas Mann, H.G. Wells, Marcel Proust,… Fue sólo una de las numerosas quemas de libros que se hicieron a lo largo de toda Alemania lideradas por el ministro Joseph Goebbels. Se dice que los nazis destruyeron millones de libros. Paradójicamente los aliados, al bombardear Alemania, también destruyeron cientos de miles de obras.
Así lo relata F. Báez:

El 2 de mayo, en Leipzig en Gewerkschaftshaus, se destruyeron textos, pero fue realmente el 5 de mayo de 1933 cuando empezó todo. Los estudiantes de la Universidad de Colonia fueron a la biblioteca, y en medio de lágrimas y risas, recogieron todos los libros de autores judíos o de procedencia judía. Horas más tarde, los quemaron. Estaba bastante claro que esa era la vía elegida para mandar un mensaje al mundo entero. Y los actos que siguieron así lo probaron.
(...)Plaza de la Opera
El 10 de mayo fue un día agitado desde muy temprano. La Asociación de Estudiantes Alemanes se agolpó en la biblioteca de la Universidad Wilhelm Von Humboldt y comenzaron a recoger todos los libros prohibidos por el régimen. Había una euforia inesperada. Finalmente, los libros, junto con los que se habían obtenido en otros centros, como el Instituto de Investigaciones Sexuales o en las bibliotecas de judíos capturados, fueron transportados a Opernplatz. En total, el número de libros sobrepasaba los 25.000. Muy pronto se concentró una multitud alrededor de los estudiantes. Éstos comenzaron a cantar un himno que causó gran impresión entre los espectadores. La primera consigna fue fulminante:
Contra la clase materialista y utilitaria. Por una comunidad de Pueblo y una forma ideal de vida. Marx, Kautsky .
La hoguera ya estaba encendida. Tal vez nadie podía creer lo que pasaba, pero no dejó de sorprender a cualquier observador que una de las capitales más cultas del mundo, donde se encontraban algunas de las más importantes universidades europeas, era el centro de una de las quemas de libros más impresionante de la época. Joseph Goebbels, quien dirigía todas las acciones, levantó la voz y después de saludar a todos con un estruendoso Heil, explicó los motivos de la quema:
GoebbelsLa época extremista del intelectualismo judío ha llegado a su fin y la revolución de Alemania ha abierto las puertas nuevamente para un modo de vida que permita llegar a la verdadera esencia del ser alemán. Esta revolución no comienza desde arriba, sino desde abajo, y va en ascenso. Y es, por esa razón, en el mejor sentido de la palabra, la expresión genuina de la voluntad del Pueblo[...]
Durante los pasados catorce años Uds., estudiantes, sufrieron en silencio vergonzoso la humillación de la República de Noviembre, y sus bibliotecas fueron inundadas con la basura y la corrupción del asfalto literario de los judíos. Mientras las ciencias de la cultura estaban aisladas de la vida real, la juventud alemana ha reestablecido ahora nuevas condiciones en nuestro sistema legal y ha devuelto la normalidad a nuestra vida[...]
Las revoluciones que son genuinas no se paran en nada. Ninguna área debe permanecer intocable[...]
Por tanto, Uds. están haciendo lo correcto cuando Uds., a esta hora de medianoche, entregan a las llamas el espíritu diabólico del pasado[...]
El anterior pasado perece en las llamas; los nuevos tiempos renacen de esas llamas que se queman en nuestros corazones[...]
Los cantos prosiguieron y al final de cada estrofa se arrojaban algunos libros cuyos autores se mencionaban:
Contra la decadencia misma y la decadencia moral. Por la disciplina, por la decencia en la familia y en la propiedad. Heinrich Mann, Ernst Glaeser, E. Kaestner
Contra el pensamiento sin principios y la política desleal. Por la dedicación al Pueblo y al Estado. F.W. Foerster.
Contra el desmenuzamiento del alma y el exceso de énfasis en los instintos sexuales. Por la nobleza del alma humana. Escuela de Freud.
Contra la distorsión de nuestra historia y la disminución de las grandes figuras históricas. Por el respeto a nuestro pasado. Emil Ludwig, Werner Hegemann.
Contra los periodistas judíos demócratas, enemigos del Pueblo. Por una cooperación responsable para reconstruir la nación. Theodor Wolff, Georg Bernhard.
Contra la deslealtad literaria perpetrada contra los soldados de la Guerra Mundial. Por la educación de la nación en el espíritu del poder militar. E.M. Remarque
Contra la arrogancia que arruina el idioma alemán. Por la conservación de la más preciosa pertenencia del Pueblo. Alfred Kerr
Contra la impudicia y la presunción. Por el respeto y la reverencia debida a la eterna mentalidad alemana. Tucholsky, Ossietzky
(...)
Hitler no olvidó nunca a Goebbels y le perdonó todo, hasta sus reiterados deslices con prostitutas. El día de su suicidio, en 1945, lo nombró Canciller del Reich. Y Goebbels, aceptó este honor, pero por unas horas. Casi como si se tratara de una simetría perversa, el 1 de mayo, el mes de la gran quema de libros, acabó con todos sus hijos, mató a su esposa, y luego, no sin esbozar una sonrisa de triunfo y alzar la mano celebrando al Führer, se dio muerte .

10 comentarios:

Piluky dijo...

Me han dado escalofríos... Tengo que felicitarte por cómo lo has relatado.Un besazo y excelente post!

Pipero dijo...

No olvidemos la "Kristallnacht" en noviembre del 38, como siguiente paso en quemas (primero libros, luego casas y sinagogas judías). Lo siguiente ya vendría a partir de principios del 41. Goebbels!, menudo personaje. Gauleiter de Berlín, Ministro de Propaganda del Reich (vocero) y notorio "putero". El Dr Goebbels que en una Alemania pura, racialmente y físicamente en la que no se toleraban los desvíos ni de lo primero ni de lo segundo, resultaba físicamente un individuo grotesco con su baja estatura motivada por la deformidad de una de sus piernas, como consecuencia de la polio.

vero dijo...

Increíble!! me impactaste desde el principio del post.... sabés que justo estuve todo el fin de semana leyendo a Heine... y por si acaso estáte atento... porque el proximo post en BUenaventuras es sobre él... y sus cantares...

ES que se te paran los pelos con todo lo que pasó en la época del Reich, no? yo no me canso de indignarme...
un abrazo grande...

simalme dijo...

Un gran deascubrimiento tu blog. Me gusta mucho, de verdad.

Antimach dijo...

Impactante, muy sobrecogedor. La cultura siempre es un arma demoledora contra los regímenes no democráticos. Os traduzco la ley que aprobó el gobierno nazi para justificar sus actos:
(1933): Ley para la Protección del pueblo alemán: Esta ley restringe manifestaciones, libertad de discurso, libertad de prensa, y ordena la confiscación de literatura considerada peligrosa para el estado.

Siempre que alguien gobierna sin justicia, entiéndase democracia, debe eliminar toda posibilidad de rebelión para evitar su fin. (Mi pluma lo mató. J.Montalvo) Cultos y eruditos contrarios en ideas deben emigrar o unirse. Los bibliocaustos son un medio para despertar el miedo. El miedo une. La unión hace la fuerza. La fuerza sin justicia es tiranía. La tiranía es dolor.

Saludos

Noesmivida dijo...

es verdad que, como dice Vero, "se te paran los pelos" :-D al recordar estas cosas y más sabiendo que no hace tanto sucedieron y no muy lejos tampoco.
Lo mejor de esa ley que nos traduces, antimach, es el preludio: "Ley para la protección del pueblo alemán". Tremendo!!!

Un abrazo a todos.

arrebatos dijo...

"Un chorro llameante salió desde la boquilla del aparato y golpeó los libros contra la pared. Montag entró en el dormitorio y disparó dos veces, y las camas gemelas se volatilizaron exhalando un susurro, con más calor, pasión y luz de las que él había supuesto que podían contener."
(...)
"Los libros saltaron y bailaron como pájaros asados con sus alas en llamas con plumas rojas y amarillas. Y luego, Montag entró en el salón, donde los estúpidos monstruos yacían dormidos con sus pensamientos blancos y sus sueños nebulosos. Y lanzó una andanada a cada una de las tres paredes desnudas y el vacío pareció sisear contra él. La desnudez produjo un siseo mayor, un chillido insensato."

Hablando de libros quemados recordé "Fahrenheit 451" de Bradbury. Estremecedora ficción, aunque no tanto como la realidad que relatas.

Piluky dijo...

Me he permitido el lujo de enlazar este artículo. Espero que no te importe. Un besito!

Anónimo dijo...

Me ha gustado el post. Y esta bibliotecastia (quema de bibliotecas) me ha recordado a la que Cisneros hizo en Granada, hacia 1499. Incumpliendo las Capitulaciones que se habian pactado en 1492, asalto la Madraza (la Universidad de Granada en aquella epoca, fundada por Yusuf I en 1349) se llevo los libros a la plaza de Bib-Rambla y los quemo en publica hoguera.
Comentando la razon de quemar determinados autores que he leido en el post me preguntaba ¿que pensaria Cisneros al realizar una de las mayores quemas que se hicieron en la Europa medieval?
¿Cual es la razon de la bibliotecastia?

Anónimo dijo...

yo me estoy leyendo el libro de Fernando Báez,tengo que preparar un trabajo sobre el tema que elegí, en este caso la censura en la alemania nazi. Me esta resultando bastante difícil por la escasa información que encuentro. He pensado añadir un libro sobre Joseph Roth que se exilió y escribió artículos contra los nazis. Alguién sabría recomendarme algún libro interesante sobre la censura en alemania nazi? gracias.