sábado, 27 de febrero de 2010

"Rusiñol" que vas a França. (Montserrat Cornet)

Santiago Rusiñol Montserrat Cornet

Santiago Rusiñol (Barcelona 1861- Aranjuez 1931): pintor, escritor, articulista. Se ganó tanto la admiración como el respeto de toda una ciudad en una época en la que Barcelona todavía podía asociarse a algo que no fuera un equipo de fútbol. La Barcelona de hoy, no diré que desprecia, pero sí que desperdicia (tampoco es tanta la diferencia) a esta figura que en cualquier otra ciudad sería consagrada como símbolo (¿se imaginan a un lisboeta teniendo que reivindicar a Pessoa?); una figura que es casi la antítesis de lo que viene simbolizando Barcelona hoy: el turismo cutre, la monotemática entronización del Ronaldinho o Messi de turno y la eterna retahíla de todosnuestrosmalesloscausaMadrid.
Rusiñol, más allá de su calidad como pintor o de su enorme capacidad de crear novela o teatro, era un hombre de una gran sensibilidad; su obra literaria busca tanto reflejar su sociedad ('L´auca del senyor Esteve' es la mejor imagen de la burguesía catalana de principios del s. XX) como entretener y hacer sonreír a sus conciudadanos, pero sin olvidar nunca la carga emocional (tantas veces haciendo convivir la sonrisa con las lágrimas).
Rusiñol era reconocido allí donde iba en los dos sentidos de la palabra: reconocido por su popularidad y reconocido por su obra artística y por ser una persona siempre dispuesta a ayudar. Sirva de ejemplo el homenaje popular que recibió en Sitges; cuando Rusiñol se dirigía hacia allí en tren, los presos de la cárcel modelo de Barcelona saludaron agitando pañuelos desde sus ventanas a un emocionado Rusiñol en una de las cientos de anécdotas que pueblan una vida intensa.


Cuadros de Santiago Rusiñol

En catalán existe el verbo 'copsar' [kupsá] que en una de sus acepciones vendría a significar 'captar', captar el sentido de una palabra, de un gesto, de un silencio, de una mirada, de una vida; y yo le atribuyo un valor añadido a lo captado por este verbo: aquello que no es obvio, que no es perceptible de una forma evidente. No todo el mundo es capaz (ni mucho menos) de 'copsar' ciertas cosas que tienen que ver con el espíritu de las personas, con sus emociones, motivaciones o miedos.

Montserrat Cornet (Barcelona, 1934) ha captado el alma de Santiago Rusiñol y le ha hablado desde la ternura (donde ya no hay paredes, ni cristales, ni aristas, ni máscaras) y desde el conocimiento profundo. Cuando uno lee este libro queda convencido de que el conocimiento es mutuo, que Santiago Rusiñol, fallecido antes del nacimiento de la autora, no sólo también la conoció sino que compartió muchas cosas con ella.



Otro verbo en catalán, no menos bonito, es 'colpir' [kulpí], su significado aproximado (golpear) en lo relativo a los sentimientos nos refiere a impresiones fuertes, repentinas: puede ser la noticia de la muerte de un ser querido, la contemplación de una determinada obra de arte... En este libro, el lector, invitado a compartir esa conexión mágica que se establece entre Rusiñol y Cornet, queda golpeado (colpit) al encontrarse en medio de ese intercambio emocional tan intenso entre la que habla (Cornet recorre los pasos de Tiago (como le llama cariñosamente) por Barcelona, Sitges y París, le explica las novedades, le recuerda sucedidos, le pregunta por aquello que la sorprende o le intriga,...) y el que escucha (un Rusiñol de una presencia casi tangible). Emoción que no pudo contener la única nieta de Rusiñol (Mercedes Planàs Rusiñol) cuando leyó el original mecanografiado que le entregó Cornet en 1986.

El título del libro (“Rusiñol” que vas a França) juega con el significado en catalán del apellido del artista (rossinyol=ruiseñor), su estancia en París y el título de una canción tradicional catalana que aquí interpreta Lidia Pujol.

Dit això surt tot sol aquesta mena de minúscul poema:
copsar
colpir
cornet

1 comentario:

LA FORMA SENTADA dijo...

Como ya viene siendo costumbre me sorprendes de nuevo con este personaje, al que desconocía. Muy buena entrada, muy bien hilada la presentación inicial de Rusiñol con la parte en la que presentas el libro y a su autora.

Volviendo a una entrada anterior tuya sobre Amelie Nothomb, te comentó que he leído 3 novelas suyas y me ha gustado mucho. En mi próxima entrada hablare de ella y sus novelas.

Saludos desde OCULTOS EN REMEDIOS