domingo, 17 de septiembre de 2006

Un poco de etimología

persona Calco del etrusco phersus, ‘máscara’, que dio en latín persona, ‘máscara de actor’, y luego ‘personaje’, palabra a su vez compuesta del prefijo per-, ‘por, a través de’, y el verbo sonare, ‘sonar’. La persona era originalmente la máscara utilizada en escena por los actores. Como dicha máscara tenía en su interior una especie de bocina, su uso, además de completar la caracterización del actor, permitía que su voz resonara y llegara a todos los espectadores. La palabra evolucionó después por vía metonímica hasta designar al propio actor como individuo y posteriormente a todo ser humano

guiri Abrev. pop. del apelativo vasco giristino, 'cristiano', aplicado por los carlistas durante las guerras civiles del siglo XIX a los partidarios de la reina regente María Cristina (1806-1878), y posteriormente a todos los liberales, y en especial a los soldados del gobierno. Además, los gitanos llamaron también así a los guardias civiles, apelativo quizá relacionado con guripa, 'alguacil, justicia'. Actualmente se usa con el significado genérico de 'extranjero', aplicado especialmente al turista veraniego occidental y de habla no española.

plagio Del lat. plagium, 'secuestro criminal, rapto', y también 'red de caza', de plaga, palabra polisémica con los sentidos de 'látigo', 'red', 'cubierta', y 'región, extensión de terreno', del gr. plagios, 'torcido, engañoso', pero ppte. 'oblicuo'. Los romanos llamaron plagium a la venta fraudulenta de un esclavo que no era propiedad del vendedor o a la compra como esclavo de un hombre libre sabiendo que lo era. Este delito era perseguido por la llamada Ley plagaria - en alusión a que los ladrones de esclavos eran castigados ad plagas, es decir, 'a pena de latigazos' - , también conocida como Ley flavia por haber sido promulgada en época de la familia imperial de los Flavios - la de, por ejemplo, Vespasiano, Tito y Domiciano-. Pese a ser ése su origen, ya comenzó a usarse la palabra plagio en Roma en el sentido moderno: acto de copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias'. Así lo demuestran ciertos textos, por ejemplo, del poeta romano Marcial (40?-104?)

hecatombe En la antigua Grecia, la hecatombe [del lat. hecatombe, del gr. hekatómbe, 'sacrificio de cien reses vacunas' comp. de las voces hekatón, 'cien', y bous, 'buey'] designaba originalmente el sacrificio ritual de cien toros o bueyes -aunque, en la mayoría de las ocasiones, realmente no era tan numeroso-. Por extensión, se llamó así a cualquier sacrificio solemne con gran número de víctimas. Hoy, de modo fig., se suele decir de cualquier mortandad o matanza de personas o gran catástrofe.

malabarismo. Calco del portugués, que proviene del gentilicio aplicado al natural de la región costera indostánica de Malabar, al suroeste de la India, famoso por su proverbial agilidad y por dedicarse profesionalmente en el mundo antiguo a este tipo de ejercicios gimnasticos y juegos de habilidad que, sin duda, asombraron a los marineros portugueses que visitaban aquella región.

proxeneta Del lat. proxeneta, deriv. del gr. proxenetes, en ambos casos 'intermediario, corredor, agente', de proxenein, 'hacer algo por otro', de próxenos, 'patrono', 'ciudadano', 'especie de cónsul de una polis nombrado por otra para que se encargue de sus intereses', de xénos, 'extranjero', 'invitado'. El proxeneta, que nació siendo una especie de cónsul de un país o territorio extranjero en una polis griega y que, por ello, pasó después a ser representante o agente, y acabó por convertirse en intermediario en el comercio carnal de las prostitutas.

asesino Nombre con que fue conocido el brazo armado de una antigua orden secreta, que agrupaba a unos disidentes de la secta musulmana de los fatimíes, creada en Persia hacia 1090 por Al Hassan ben as-Sabbah (...) Los miembros de esta orden fueron conocidos en su tiempo con los nombres de batiniyah ('creyentes del Batin', una doctrina esotérica chiíta), fidawiyah ('los que dan la vida') o, más corrientemente, hashishin ('tomadores de hachís'). De esta última denominación proviene, pues, el apelativo de asesinos que les fue adjudicado en Occidente, y que, posteriormente, hacia el siglo XII, pasaría a ser una palabra común en muchos idiomas europeos, desde que fuera fijada en italiano (assassino). La secta desapareció tras el apresamiento y ejecución por el kan mongol de Persia Hulagu (1217-1265) de su tercer y último jefe, Rukn al-Din.

Extraído de Palabras con Historia (ediciones delPrado), de Gregorio Doval

6 comentarios:

chanchiss dijo...

MMmmmm... interesante recolección de definiciones cuyas palabras cotidianas no nos paramos a pensar su etimología.

Me gusto mucho el articulo sobre Anais Nin.

Sigue publicando, friki literaria.

SALUDOS!!!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Danidevito dijo...

Prometo visitarte a menudo. Me has llegado.

pies diminutos dijo...

Me ha encantado... como buena filóloga, me chiflan las etimologías, hay algunas que me erizan la piel por su belleza. Buen post!

PLUMA LIBRE dijo...

Gracias por compartir esta bitacora con sensacion tan de los años cincuenta.

La etimologia es algo fascinante y ademas parece que ha material aca de gran interes. Si desea compartirlo en otras dimensiones bitacoriales está cordialmente invitado a publicar en la Pluma Libre. Saludos

diario de una poeta mala dijo...

Hola, ojala puedas venir

13 de noviembre
Centro Cultural de la Cooperación
Selva Dipasquale
Jorge Fondebrider
Eduardo Mileo
Osvaldo Bossi
Juan Pablo Fernández

Leonor Silvestri con Paula Maffia (Menudo Par de Fieras)
Srta Ki haciendo canciones francesas y alemanas de cabaret y su repertorio gitano
19 hs