domingo, 27 de noviembre de 2005

Los juicios contra Oscar Wilde

El 30 de noviembre se cumplen 105 años de la muerte de Oscar Wilde. Murió en París en 1900, pero realmente empezó a morir 5 años antes cuando comenzó el juicio contra el padre de su amante por difamación que posteriormente daría un giro radical dando lugar a los dos juicios contra Oscar Wilde que le llevarían a la cárcel. En The Trials of Oscar Wilde hay amplísima información sobre esos juicios. Lo que sigue es un relato de Douglas O. Linder sobre los procesos contra Wilde (la traducción es mía así que se ha de considerar "aproximada"):

Old Bailey, el juzgado principal de Londres, nunca había presenciado un espectáculo como el de los tres procesos que cautivaron a Inglaterra y a gran parte del mundo literario en la primavera de 1895. Celebridad, sexo, ingeniosos diálogos, intriga política, giros sorprendentes, y cuestiones clave de arte y moralidad … ¿puede sorprender que los procesos a Oscar Wilde continúen fascinando 100 años después de su muerte?
Los hechos que llevarían a Wilde a Old Bailey empezaron 4 años antes, en el verano de 1891 cuando Wilde, que entonces tenía 38 años, conoció a un prometedor poeta de 22 llamado Lord Alfred DouglasAlfred Douglas ("Bosie") en una fiesta. Se hicieron muy buenos amigos. Douglas se sintió muy bien por el interés que Wilde, ya entonces una figura literaria, mostraba por él. Douglas llamaba a su viejo compañero "el más caballeroso amigo en el mundo". Wilde veía en Douglas no sólo un vivo intelecto sino también un joven de un gran atractivo. No escondía su interés. Douglas dijo más tarde: "Estaba continuamente pidiendo que comiera y cenara con él y enviándome cartas, notas y telegramas." También le envió regalos y le escribió un soneto. Estuvieron juntos en sus respectivas casas, en hoteles y viajaron juntos.
El primer problema serio para Wilde en su relación con Douglas vino cuando éste, todavía estudiante en Oxford, regaló un viejo abrigo a un amigo muy pobre llamado Wood. Wood descubrió en un bolsillo cartas escritas por Wilde a su amigo. Wood consiguió de Wilde 35 libras a cambio de devolverle las comprometedoras cartas. Wilde posteriormente explicó ese dinero como un regalo para que Wood comenzara una nueva vida en América. Otros dos chantajistas recibieron menores cantidades de dinero por devolver el resto de cartas.
La perdición de Wilde no fueron los chantajistas sino el padre de Alfred Douglas, John Sholto Douglas, el Marqués de Queensberry. Queensberry era un arrogante, malhumorado, excéntrico y quizás incluso desequilibrado mental, noble escocés cuyo mayor logro había sido desarrollar y promover reglas para el boxeo amateur (Normas Queensberry). Queensberry estaba Queensberrypreocupado por la relación de su hijo con "ese Wilde". Su preocupación fue temporalmente aliviada en el Café Royal a finales de 1892, cuando su hijo le presentó a la figura literaria. Wilde encandiló a Queensberry a lo largo de una larga comida acompañada de cigarros y licores.
A principios de 1894 Queensberry llegó a la conclusión que Wilde era muy probablemente homosexual y empezó a exigir a su hijo que dejara de verle. En abril escribió: "Tú intimidad con este Wilde debe cesar o te repudiaré y dejaré de darte dinero". "No voy a entrar a analizar esas relaciones íntimas, y no haré cargos sobre ella; pero para mí hacerse pasar por algo es tan malo como serlo". Douglas le respondió en un telegrama: "Vaya un divertido hombrecillo que eres".
Queensberry empezó poco a poco a tomar medidas desesperadas para finalizar la relación. Amenazó con palizas a gerentes de restaurantes y hoteles si descubría a Wilde y a su hijo en sus locales. En junio de 1894, Queensberry acompañado por un campeón de boxeo, apareció sin avisar en la casa de Wilde en Chelsea. Se produjo una fuerte discusión que finalizó cuando Wilde ordenó a Queensberry que se fuera diciendo: "No conozco las normas Queensberry, pero la norma de Oscar Wilde es disparar a matar".
Las posteriores cartas de Queensberry a su hijo, a quien había dejado de dar dinero, fueron creciendo en acritud. "Tú, reptil", escribió, "tú no eres mi hijo y nunca pensé que lo fueras". Douglas contestó: "Si O.W. te llevara a los tribunales por difamación, te pasarías siete años en la cárcel."
El 14 de febrero de 1895, la nueva obra de Wilde "La importancia de llamarse Ernesto" iba a ser estrenada en el St James Theatre. Wilde supo que Queensberry planeaba interrumpir la noche del estreno y arengar al público sobre el presunto decadente estilo de vida de Wilde. Wilde consiguió rodear el teatro de policías. Viendo que su plan estaba siendo obstaculizado, Queensberry rondó cerca de 3 horas alrededor del teatro antes de marcharse finalmente "parloteando".
Cuatro días después en el Albermale Club (club al que pertenecían Wilde y su esposa), Queensberry dio una carta a uno de los porteros. "Da esto a Oscar Wilde" le dijo. En el sobre había escrito: "Para Oscar Wilde interpretando a un sodomita". Dos semanas después Wilde apareció por el club y se le entregó la carta con el ofensivo mensaje. Al volver al hotel Avondale, Wilde escribió a Douglas pidiéndole que viniera a verle. "No veo ahora más opción que un juicio criminal", escribió Wilde. "Toda mi vida parece arruinada por este hombre. La torre de marfil es asediada por la estupidez. En la arena mi vida desgarrada. No sé que hacer".
El día siguiente, Wilde, Douglas, y otro viejo amigo llamado Robert Ross, fueron a ver a un abogado, Travers Humpreys. Humphreys preguntó directamente a Wilde si había algo de cierto en las alegaciones de Queensberry. Wilde lo negó. Humphreys pidió una orden de arresto para Queensberry. El 2 de marzo, la policía le arrestó en la comisaría de Vine Street por difamación
Travers Humphreys pidió a Edward Clarke, una destacada figura en los tribunales londinenses, el llevar el caso de Wilde. Edward ClarkeAntes de aceptar el caso, Clarke dijo a Wilde, "Yo sólo puedo aceptar, Sr. Wilde, si usted me da su palabra de honor que no hay y nunca hubo ningún fundamento en los cargos que se le han hecho". Wilde contestó que los cargos eran "absolutamente falsos e infundados". Dejó la oficina de Clarke para emprender un viaje con Douglas al sur de Francia antes del juicio.
Una semana antes de que el juicio comenzara en Old Bailey, Wilde regresó a Londres, donde numerosos amigos cercanos le aconsejaron que retirara el pleito por difamaciones. George Bernhard Shaw y Frank Harris, dos conocidos amigos de Wilde del mundo literario, rogaron a Wilde que huyera del país y continuara escribiendo, posiblemente en la más tolerante Francia. Douglas, también presente en la comida con Shaw y Harris, objetó: "El que le digáis que huya demuestra que no sois amigos de Oscar". Wilde le dio la razón "No demostráis ser mis amigos", saliendo del restaurante con Douglas.
En abril de 1895, el primer juicio de Wilde (en este caso con Wilde en la acusación) empezó en Old Bailey. Queensberry llevaba ropa de caza azul, sólo en el estrado, sombrero en la mano, frente al banquillo de los acusados. Wilde con un elegante abrigo, con una flor en el ojal, charlando con su abogado. Mientras, en otra habitación del edificio, un grupo de jóvenes, reunidos por Queensberry para reforzar sus cargos, ríen y fuman.
Sir Edward Clarke pronunció la declaración inicial de la acusación. El discurso de Clarke impresionó incluso a Edward Carson, abogado de Queensberry, quien dijo "En mi vida había escuchado algo parecido". Leyó una de las cartas de Wilde a Douglas que sugería la existencia de una relación homosexual. Clarke admitió que la carta "puede parecer extravagante a aquellos habituados a leer correspondencia comercial," pero dijo que debía recordarse que Wilde era un poeta, y que la carta debía ser leída como "la expresión de un verdadero sentimiento poético, y sin ninguna relación con las odiosas y repulsivas insinuaciones puestas en el alegato de este caso".
Después del breve testimonio de Sidney Wright, el portero del Albermale Club, Wilde subió al estrado. Empezó mintiendo sobre su edad, que dijo era 39 (tenía realmente 41). Bajo el interrogatorio de Clarke, Wilde, con una cómoda confianza, describió sus anteriores encuentros con Queensberry y el acoso al que le sometió. A la pregunta final de Clarke, "¿Hay alguna verdad en las acusaciones de Queensberry?", Wilde contestó: "No existe la verdad en ninguna de ellas".
Después de la comida, Edward Carson (rival de Wilde desde sus días en el Trinity College en Dublín) Edward Carsonempezó su hábil interrogatorio. Dividido en dos partes: la parte literaria y la parte orientada a los hechos, centrándose en las pasadas relaciones de Wilde. En la parte literaria del interrogatorio, Carson preguntó a Wilde sobre sus cartas a Douglas y sobre dos de sus trabajos publicados, El retrato de Dorian Gray, y Frases y filosofías al servicio de la juventud. Wilde defendió sus trabajos ante las insinuaciones de Carson sobre su inmoralidad y homosexualidad. "No hay ningún tipo de obra inmoral", afirmaba Wilde de Dorian Gray, simplemente "los libros están bien o mal escritos". "¿Eso expresa su punto de vista?" preguntó Carson, "¿una novela pervertida puede ser un buen libro?", Cuando Wilde replicó "No sé lo que quiere decir con una novela pervertida", Carson dijo "Yo diría que Dorian Gray está abierta a ser interpretada como ese tipo de novela". Wilde contestó indignado, "Eso sólo lo pueden decir brutos e iletrados. La visión del arte de los filisteos es incalculablemente estúpida" Carson preguntó sobre una sugerente carta a Lord Douglas. " ¿Era una carta corriente?" "De ninguna manera", contestó Wilde, "era una hermosa carta". "¿Fuera del Arte?" Se preguntó Carson. "No puedo contestar ninguna pregunta fuera del Arte", replicó Wilde. Y así fue. Wilde lo hizo lo mejor que pudo para transformar el juicio en una broma con respuestas frívolas. Siempre el artista; parecía que buscaba la creatividad, respuestas ingeniosas, incluso si estas contradecían respuestas anteriores. Aunque fue de un gran interés, la parte literaria del interrogatorio de Carson no fue la que más le incriminó. Más bien, uno cree que Carson disfrutaba jugando con su viejo rival.
Cuando Carson empezó a interrogar a Wilde acerca de sus relaciones con chicos jóvenes, Wilde empezó a sentirse notablemente incómodo. El jurado parecía asombrado cuando Carson aportó pruebas, desde elegante ropa a bastones de empuñadura de plata que Wilde admitió regalaba a sus compañeros. Los destinatarios de los obsequios no eran, en palabras de Carson, "intelectuales", sino repartidores de periódicos, ayudantes de cámara, o parados (en algunos casos, casi analfabetos). Wilde intentó explicarlo: "No reconozco distinciones sociales de ningún tipo, y para mí la juventud, el mero hecho de la juventud, es tan maravillosa que antes hablaría media hora con un joven que estaría – bien- interrogado en un juzgado". Después de esta segura respuesta, Carson preguntó sobre un joven, de 16 años cuando Wilde lo conoció, llamado Walter Grainger. ¿Lo besó Wilde? "¡Oh, vaya! ¡No!" contestó Wilde, "Era un chico peculiarmente poco atractivo". Carson dirigió la atención hacia su víctima. ¿Era esa la razón por la que no lo había besado?, ¿Por qué mencionó su fealdad?, "¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Por qué añadió eso?" Carson le exigía que respondiera.
Por la tarde la acusación cerró su turno sin más testigos, a pesar de que se esperaba que Lord Alfred Douglas fuera llamado a testificar. Ningún testimonio que Douglas pudiera dar, por muy convincente que fuera, podía salvar el caso Wilde.
Cuando Carson anunció, en su discurso inicial en defensa de Queensberry, que tenía la intención de llamar a testificar a una procesión de chicos jóvenes con quienes Wilde había mantenido relaciones sexuales, el ambiente se tornó tenso en el juzgado. Edward Clarke entendió que su cliente estaba en un serio peligro. Una ley de 1895, convertía en criminal a cualquier persona que hubiera cometido un acto de "flagrante indecencia". La ley había sido interpretada para criminalizar cualquier forma de actividad sexual entre personas del mismo sexo.
Esa noche, después del juicio, Edward Clarke se reunió con su famoso cliente. "Cuando vi al Sr. Wilde", Clarke recordó más tarde, " le dije que era casi imposible en vistas de las circunstancias, inducir a un jurado a condenar por ofensas a un padre que estaba intentando salvar a su hijo de lo que ellos creían era un compañero malvado". Clarke instó a Wilde a retirar la acusación. Wilde estuvo de acuerdo y a la mañana siguiente Clarke anunció la retirada de la acusación por difamación.
El abogado de Queensberry, mientras tanto, había enviado al Director de Acusaciones Públicas copias de las declaraciones de los jóvenes que habían previsto convertir en testigos. A las 3:30 p.m., un inspector de Scotland Yard, apareció ante el juez John Bridge para solicitar una orden de arresto contra Oscar Wilde. Bridge levantó la sesión durante hora y media, aparentemente para dar tiempo a Wilde de huir de Inglaterra en el último tren hacia el continente.
Wilde, no obstante, había caído en "un patético estado de indecisión." Reunido con Douglas y su viejo amigo Robert Ross en el Cadogan Hotel volvió en sí y dudó entre quedarse o huir hasta que dijo "El tren se ha ido, Es demasiado tarde." Cuando Wilde supo, a través de un periodista, que su orden de arresto se había publicado su cara se entristeció. Se sentó tranquilamente en su silla, bebiendo copa tras copa. Enseguida el nombre de Wilde se quitó de los anuncios del St, James Theatre, donde La importancia de llamarse Ernesto aún estaba en cartel.
El primer juicio criminal contra Oscar Wilde se abrió en Old Bailey el 26 de abril de 1895. Wilde y Alfred Taylor, su presunto proxeneta, hicieron frente a 25 cargos de graves indecencias y de conspiración para cometerlas. Un desfile de jóvenes testigos de la acusación testificaron acerca de su papel ayudando a Wilde a satisfacer sus fantasías sexuales. A pesar de que Wilde no fue acusado de sodomía, había pocas dudas al final del juicio que debería haberlo sido. Casi todos ellos expresaron su vergüenza y remordimientos sobre sus acciones. (Más tarde Wilde comparó esos encuentros con "fiestas con panteras". Wilde escribió que "El peligro era la mitad de la excitación"). El cuarto día del juicio Wilde subió al estrado. Su arrogancia del primer juicio había desaparecido. Respondió preguntas tranquilamente, negando todas las alegaciones de comportamiento indecente. El momento más memorable del juicio vino en la respuesta de Wilde a una pregunta sobre el significado de una frase en un poema de Lord Alfred Douglas. El abogado Charles Gill preguntó, "¿Cuál es el "amor que no se atreve a decir su nombre?". La respuesta de Wilde levantó sonoros aplausos y unos pocos silbidos:
"’El Amor que no se atreve a decir su nombre’, en este siglo, es parecido al intenso cariño de un adulto por un joven, como fue entre David y Jonathan, como Platón hizo la base de su filosofía, y como encuentras en los sonetos de Miguel Angel y Shakespeare. Es ese cariño profundo y espiritual que es tan puro como perfecto. Dicta e impregna grandes obras de arte como las de Shakespeare o Miguel Angel, y esas dos cartas mías. Es mal interpretado en este siglo, tan mal interpretado que tiene que ser descrito como ‘el Amor que no puede decir su nombre" y a causa de él estoy aquí ahora. Es hermoso es magnífico, es la forma más noble de cariño. No hay nada innatural en él. Es intelectual, y repetidas veces existe entre un adulto y un joven, cuando el adulto tiene intelecto y el joven tiene toda la alegría, esperanza y glamour ante él. Eso sería lo que el mundo no entiende. El mundo se burla de él y a veces pone a alguno en la picota".
Clarke continuó pidiendo al jurado que "satisficieran las miles de esperanzas que dependían de su decisión" y "limpiaran de esas imputaciones a uno de los más renombrados y expertos hombres de letras de nuestro tiempo, limpiando con ello a la sociedad de una lacra". El discurso final de Clarke hizo llorar a Wilde quien garabateó una nota de agradecimiento que pasó a su abogado.
El jurado deliberó durante más de 3 horas concluyendo que no podían dictaminar un veredicto de la mayoría de los cargos (el jurado absolvió a Wilde de los cargos relacionados con Frederick Atkins, uno de los jóvenes con quien se le acusaba de haber estado involucrado en graves indecencias). El 7 de mayo, Wilde obtuvo tres semanas de libertad bajo fianza antes de que comenzara su segundo juicio.
El gobierno liberal determinó hacer todo lo posible para asegurar una condena en el segundo juicio de Wilde. Hay muchas especulaciones sobre la agresiva posición del gobierno en el caso Wilde.Rosebery Se sospechaba que el Primer Ministro Rosebery había tenido relaciones homosexuales, cuando era Ministro de Exteriores, con Francis Douglas, otro de los atractivos hijos de Queensberry. Fue poco después que Francis Douglas "murió en un accidente de caza" (probablemente un suicidio) que Queensberry inició la persecución a Wilde. Hay pruebas evidentes en algunas cartas para llegar a la conclusión que Rosebery fue amenazado de ser descubierto por Queensberry u otros si fallaba en su agresiva persecución a Wilde. Es interesante puntualizar que durante los dos meses precedentes a la condena de Wilde, Rosebery padeció importantes depresiones e insomnio. Después de que Wilde fuera condenado, su salud mejoró repentinamente.
El segundo juicio contra Wilde fue dirigido por el subfiscal de la Corona Frank Lockwood. A pesar que se pareció mucho al primer juicio, en éste se abandonaron los testimonios menos convincentes, centrándose en los principales.
Lockwood tuvo el último turno de palabra en el juicio y la utilizó para describir lo que Wilde vería como una "horripilante denuncia". Después de 3 horas de deliberación el jurado volvió con su sentencia: culpable de todos los cargos excepto los relacionados con Edward Shelley. Wilde se tambaleó ligeramente en el banquillo de los acusados con semblante triste.
Los juicios contra Wilde provocaron que las actitudes públicas hacia los homosexuales se volvieran más severas y menos tolerantes. Mientras que antes de los juicios había cierta compasión por los homosexuales, después de los procesos fueron vistos como amenazas. Pero tuvo otras consecuencias. Provocaron que el público empezara a asociar arte y erotismo homosexual; mismas relaciones sexuales vistas como inocentes antes de los juicios se tornaron sospechosas después. Gente con parecidas relaciones aumentaron su ansiedad, preocupados de hacer nada que pudiera parecer improcedente.
Wilde pasó dos años en prisión, los últimos dieciocho meses en Reading Coal. Quedó escarmentado y en la bancarrota pero no amargado. Dijo a un amigo que se "había beneficiado mucho" de su estancia en prisión y dijo estar "avergonzado de haber llevado una vida indigna de un artista.". En su De Profundis que Wilde escribió en prisión, dice: "Me convertí en un derrochador de mi genio y malgastar una eterna juventud me produjo una extraña alegría".
Después de ser puesto en libertad, Wilde viajó a Europa. Murió el 30 de noviembre de 1900 en París.

Constance (la mujer de Wilde) y uno de sus dos hijos, Cyril en 1889.

25 comentarios:

felipe dijo...

la de Wilde, como muchas, son historias repetidas para satisfacer los LETRERITOS sociales de la moda de buenas costumbres.

Encontré tu página en link2blogs.

Pipero dijo...

Sugiero visión de la peli "Wilde" con Stephen Fry como Oscar Wilde y Jude Law como Lord Alfred Douglas.... Ilustra bastante de lo que tan detalladamente explicas.

Norilsk dijo...

La verdad es que no había oído nada al respecto. Ha sido muy interesante.
Pero estoy convencido que a muchos, al leerlo, les habrá recordado alguna situación similar de hoy en día.. Total, que son 100 años? nada.

Saludos,

Magda dijo...

Que lío, pobre Wilde, pero la verdad si se pone uno del lado del padre del chico... como que no daría nada de gracia, y menos en esa época. Wilde se vio toda la vida envuelto en problenmas de este tipo, siempre he pensado en la esposa y en los hijos, que mal debieron pasarla. En fin...

Buen post.
Saludos

Vailima dijo...

Un post muy interesante desde el principio hasta el fin. No tenía conocimiento de muchos de los detallas que relaciones. Impresionante.
Muchas gracias

Vailima dijo...

Se me olvidaba: ¡qué papelón el de la mujer de Wilde!
Duro, bastante duro.

Vero dijo...

tremendo... este señor.. no? si basta con leerlo..

Alfredo dijo...

yo creo que podria ser mas estimulante dividir el post por partes para no desanimar a los "no-tan-lectores"

bien

MeKa dijo...

gracias por el post... realmente me parece que como te han puesto deberias haberlo cortado... pero es realmente interesante... hay numerosas biografias de wilde... delante de mi tengo el libro Poemas de Oscar Wilde de Libors Río Nuevo que incluye la Balada de la Cárcel de Reading... muchas gracias pore recordármelo

Louis Wain dijo...

Vaya articulito, y sin echar mano del "paste" and "copy". Los hay que tienen valor y tiempo.

Noesmivida dijo...

sí, tenéis razón ... quizás tuve hacerlo en dos partes ... :-P

gracias a todos por compartir!!

Martina dijo...

Hola! Muy interesante el articulo de los juicios de Wilde! Tengo que reconocer que el señor W. fue realmente un capo. Tengo un blog sobre (entre otras cosas) él:
http://spaces.msn.com/youngandwilde
Saludos, Martina.

Anónimo dijo...

LES RECOMENDARIA A TODOS EL "DE PROFUNDIS" QUE ES UNA OBRA EXTRAORDINARIA Y REFLEJA TODO EL TALENTO DE WILDE. EL POBRE, COMO BUEN GENIO-ENAMORADO, LE FALTO TINO NO ESCUCHO A SUS AMIGOS Y VAYA SI LO PAGO CARO: ENTRE OTRAS COSAS PORQUE CAYO ENTRE EL FUEGO CRUZADO DE UN PADRE Y UN HIJO QUE NO SE QUERIAN BIEN. NADA: COSAS DE LA VIDA. TAMBIEN RECOMIENDO Y MUCHO LA PELICULA, CHAU

Anónimo dijo...

Hola .Esta muy interesante tu articulo, pero alguien sabe que paso con los dos despues del juicio wilde siguio con su relacion, yo creo que la mujer ya sabia a que atenerse cuando se caso con el.A menos que haya tenido dos dedos de frente como para no darse cuenta de las inclinaciones de su marido.Yo creo que lo que llevo a Wilde a su desgracia no fue el amor sino su arrogancia.

Guille dijo...

Muchas gracias por la info. Muy buenos los links...

Saludos

Gustavo

**Arita** dijo...

**Gracias por tan detallada descripción del caso Wilde,pero queria aclarar algo: "Arte y Erotismo homosexual " no es = a Arte.. el Arte es PURO...

Anónimo dijo...

Gracias por la foto de CONSTANCE
es preciosa http://www.islaternura.com/ARINCONES/Literarios/CLASICOSliterarios/DeProfundisWILDE/Texto01.htm

Aqui podeis leer una traduccion de la carta que manda desde la carcel al poetilla de cuyo nombre no quiero acordarme, aunque sale mono en la foto :-) DE PROFUNDIS

Fionnuala dijo...

Muy buen artículo. Muchas gracias! (:

Macu dijo...

Oscar Wilde diría lo que quisiera cuando salió de la cárcel, supongo que para congraciarse con la sociedad inglesa que no lo volvió a aceptar, pero ese juicio supuso su ruina financiera y humana. Murió en París alcoholizado, solo pobre y dando sablazos. Un triste fin para un genio...
Gracias por tu traducción y por colgar esta página.

Julieta dijo...

Muchas gracias por el post! La verdad que es interesantísima la vida y las obras de Wilde, como fue rechazado por una sociedad hipócrita y ahora conocido como un genio del arte y de la literatura.
Gracias...

Miki Schneider dijo...

sé que este es un post muy antiguo, pero de todas maneras, gracias! me ha servido de mucho. El tema en sí me interesaba, pero realmente he dado con tu blog buscando algo que me explicara claramente las consecuencias de los juicios de Oscar Wilde en la sociedad, porque estoy preparando una presentación sobre una novela de E. M. Forster, Maurice, y el dato es importante ^^
Me ha encantado el post

Marcos dijo...

En Caracas, Venezuela, la compañia teatral "Palo de Agua" esta presentando "Actos Indecentes" en el treatro Escena 8 y en la que trata los juicios a O.W. Acabo de verla y quedé gratamente impresionado con la calidad del trabajo y el desenvolvimiento muy profesional y disciplinado de los actores al tratar el tema. Les cuento el final: Terminas aplaudiendo mucho y de pie. Bravo...por el buen esfuerzo
Marcos Gomez Landaeta

kalion dijo...

Ponerse en el lugar del padre? Perdón pero el señor Douglas ya era mayor de edad, lo suficiente como para saber lo que hacía. No fue una víctima ni mucho menos como para tener que "ponerse en el lugar del padre". Esto sólo demuestra una vez más como la crueldad del ser humano no conoce límites y pervierte todo a su paso, por la tendencia de la mayoría a ver la vida desde una perspectiva degradante. El antónimo del amor no es el odio sino que la degradación.

Lucía Albarracin dijo...

Te agradezco por el material, no lo había encontrado tan detallado en ningún lado. Sí, quizás en dos partes estaría bien, pero sin quitar información. Yo he leído la obra completa de Wilde y al día de hoy no logro comprender ni las acusaciones de impureza y maldad ni que estas se sigan discutiendo. Ni no dejamos al ser humano ser, ¿cómo puede seguir siendo él mismo? Su error fue la arrogancia, pero lo fue porque ya le habían quitado la dignidad. Quien lea De Profundis va a ver lo caro que de verdad lo pagó. De hecho, soportó la cárcel y la subasta de sus bienes y murió a los dos años. Dato curioso: Alfred Douglas sólo le escribió a prisión para decirle que le había logrado sacar plata a su padre. Y eso fue todo (lindo el nene, ¿no?, después de tantos años de dolor).

Lucía Albarracin dijo...

Y la esposa ya sabía, de hecho lo iba a visitar a la cárcel con Cyril.